Reconocido y aprobado por la Santa Sede en 1997, y confirmado según decreto de aprobación 1607/02/S-61/B-83, dado por el Consejo Pontificio para los laicos el 4 de octubre del 2002.